21 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

La defensa de los homosexuales en Rusia marca los Juegos de Sochi

A pocos días de iniciarse los juegos olímpicos numerosos deportistas, actores y políticos de diferentes países, entre ellos Barack Obama, han alzado su voz de protesta contra la actitud ‘antigay’ del gobierno de Vladimir Putin.

La defensa de los homosexuales en Rusia marca los Juegos de Sochi Las manifestaciones han traspasado fronteras. Activista frente a una iglesia ortodoxa en Hamburgo, Alemania. (Foto: AFP)

Las críticas contra la ley rusa ‘antigay’ se extendieron por el mundo antes de los Juegos Olímpicos de Sochi (7-23 de febrero), un acontecimiento en el que los defensores de las minorías esperan poder protestar por los derechos de los homosexuales, maltratados en el país.

Una ley rusa promulgada en junio de 2013 prohíbe la “propaganda” homosexual delante de menores y la castiga con multas y penas de prisión, lo que desató una gran polémica en el último medio año con incluso llamamientos para boicotear los Juegos.

Una de las últimas iniciativas fue la carta escrita por 27 premios Nobel al presidente ruso Vladimir Putin para protestar contra el texto.

“Esperamos que al expresar nuestra oposición a la nueva legislación sea posible alentar al estado ruso a aceptar los principios democráticos, políticos y humanitarios del siglo XXI”, escribieron los premiados, muchos de ellos en física, química y medicina, aunque también los escritores J.M. Coetzee y Hertha Muller, en una carta publicada el 14 de enero por el diario británico The Independent.

El presidente Putin señaló tres días más tarde que los homosexuales no tendrán nada que temer en los Juegos, que espera que sean una bandera de la modernidad en su país.

“La gente tiene diferentes orientaciones sexuales. Acogeremos a todos los deportistas y visitantes de los Juegos Olímpicos”, declaró en una entrevista con varios canales de televisión rusos y extranjeros grabada en Sochi.

En ese sentido, los defensores de los derechos de los homosexuales consideran que la ley promulgada por el gobierno ruso está redactada de manera imprecisa y podría ser utilizada para prohibir cualquier acto progamado.

Numerosos deportistas, actores y ministros de diferentes países también han alzado la voz para protestar.

Por su lado, el presidente de Estados Unidos Barack Obama anunció que no asistiría a la ceremonia de inauguración el 7 de febrero y nombró a dos exdeportistas como representantes de la delegación de su país, uno de ellos la exjugadora de tenis Billie Jean King, conocida activista de los derechos de los homosexuales.

Además el presidente francés François Hollande y el primer ministro británico David Cameron decidieron, junto con otros líderes europeos, no acudir a la ceremonia de apertura de los Juegos.

La situación de los derechos humanos “es muy problemática”, señaló la ONG Human Rights Watch (HRW) en su informe anual presentado recientemente, destacando la escalada de la “violencia homófoba” desde que entró en vigor la ley que estigmatiza a los homosexuales.

Por otro lado la leyenda del tenis femenino Martina Navratilova criticó la pasivididad del Comité Olímpico Internacional (COI) con respecto a la ley ‘antigay’.

Ganadora de 18 títulos de Grand Slam, Navratilova, lesbiana y militante de la causa homosexual, reprochó al organismo haber adoptado la política “del avestruz”.

Además, 16 deportistas estadounidenses y europeos pidieron en una carta al nuevo presidente del COI Thomas Bach que tomara una posición en esta cuestión, explicando que la ley rusa “violaba claramente” la carta olímpica, que prohíbe “cualquier discriminación”.

El COI ha contestado a los atletas recordando que cualquier publicidad o propaganda está prohibida y que existe la posibilidad de ser descalificado o excluido de los Juegos.

Entre los que se han atrevido a pedir el boicot para la cita olímpica está el actor británico Stephen Fry, que denunció lo que considera una ley “bárbara y fascista”.

La intolerancia a los gays se ha incrementado en los últimos años en Rusia, donde la homosexualidad fue considerada un delito hasta 1993 y como una enfermedad mental hasta 1999.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada