24 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

¿Cultura o crueldad? Las dos caras de la tauromaquia

Debate en Bogotá. Las corridas de toros han vuelto desde el mes pasado a la capital colombiana, desatando pasiones de uno y otro lado.

¿Cultura o crueldad? Las dos caras de la tauromaquia Tauromaquia vuelve a Colombia con protestas. (AFP)

Modificados genéticamente para hacerlos más bravos, los toros de lidia la pasan tranquilos y libres en el campo, bien alimentados y recibiendo los mejores cuidados. Una calidad de vida envidiable, por la que después tendrán que pagar un alto precio entre los 4 y 5 años: morir por la estocada de un torero en la plaza.

Es esta suerte la que justamente ha dividido por años las opiniones sobre esta fiesta que tiene su origen en España. Sus defensores se aferran a la tradición, la cultura, la estética; mientras sus detractores reclaman por el maltrato al que son sometidos los animales.

Solo en ocho países en el mundo se permiten actualmente las corridas de toros: Colombia, México, Ecuador, Venezuela, Perú, Francia, Portugal y, por supuesto, España, donde se originaron.

Es precisamente en Bogotá, capital de Colombia, donde está la más reciente polémica. La plaza La Santamaría de Bogotá reabrió sus puertas para este espectáculo a fines de enero, después de que la Corte Constitucional tumbara el decreto que la había mantenido cerrada por cinco años.

Las protestas de los antitaurinos no se hicieron esperar. Las afueras de la plaza se convirtieron en escenario de violentos enfrentamientos entre los manifestantes y los policías.

Algunos grupos animalistas son radicales y piden la prohibición de ‘la fiesta brava’; otros son más moderados y piden que al menos no se mate al toro en el ruedo, como sucede en Portugal y Quito (Ecuador). Y parece que tienen aliados en el gobierno de Juan Manuel Santos: el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, ha anunciado que el próximo 20 de marzo se llevará al Congreso un proyecto de ley que busca prohibir las corridas de toros.

Andrea Padilla, parte del colectivo Colombia sin Toreo, afirma: “Yo era muy escéptica frente a la voluntad del Congreso, que es muy taurino, y que además tiene muchos compromisos electorales amarrados a festejos populares en las regiones. Ahora hay un nuevo escenario, que no es que sea muy esperanzador, pero sí novedoso, y es que este proyecto de ley es presentado por el Gobierno Nacional. Eso, por supuesto, enfila las apuestas políticas de los partidos de una manera distinta”.

Desde la otra orilla, los aficionados a la fiesta brava también alistan su defensa, teniendo a intelectuales de tanto peso como el pintor y escultor colombiano Fernando Botero o el escritor peruano Mario Vargas Llosa.

José María Ramos, empresario español en el rubro del turismo taurino, explica que los antitaurinos han existido casi desde el origen mismo de las corridas, empezando por la Iglesia Católica, pero la voluntad de los pueblos se ha impuesto sobre las prohibiciones. “Ha habido papas que han prohibido los toros. Ha habido reyes que han prohibido los toros, pero siempre el pueblo vio la manera de seguir haciendo fiestas con toros”.

Ramos pide respeto para su afición. “Siempre que haya un colectivo grande de personas sensatas, normales, que tengan una familia y que tengan una vida, sea a nivel religioso, a nivel artístico o al nivel que sea, siempre que haya tanta gente a la que le guste algo, eso hay que respetarlo. Puedes no estar de acuerdo, puedes no querer participar, pero ir en contra de algo así no está bien”, concluye.

Por Catalina Forero Ruiz
Publimetro Colombia

-.

Si no la necesitas, no la pidas. Controlemos el uso innecesario de los materiales de plástico

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada