25 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

¿Cuándo un selfie se vuelve peligroso?

Los autorretratos extremos tomados con el celular pueden reflejar algunos problemas de personalidad. Un experto nos habla de los recientes accidentes en Lima en el que murieron dos personas por intentar tomarse un selfie con sus amigos.

¿Cuándo un selfie se vuelve peligroso? (Foto: Shutterstock)

Los selfies están de moda. Cada día, miles de peruanos, en especial los más jóvenes, ponen en acción sus teléfonos inteligentes para inmortalizar algún momento importante en su vida o simplemente como un acto de mera vanidad. Cualquier lugar o momento parece ser propicio.

Sin embargo, muchas veces estos famoso autorretratos no siempre acaban con una foto bonita.

Hoy, un grupo de rescatistas halló en La Punta, Callao, el cuerpo sin vida de una joven de 17 años, quien fue arrastrada por un fuerte oleaje el domingo cuando se tomaba un selfie con sus amigas. El mar trasladó el cuerpo desde la playa Marbella de Magdalena hasta el Callao.

Similar suerte tuvo un obrero en Barranco, quien murió el fin de semana al caer del piso 7 de un edificio cuando intentó tomarse un selfie con sus compañeros de trabajo.

¿Cómo se puede explicar esta conducta riesgosa? Según el psiquiatra Abel Sagástegui del Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado-Hideyo Nogushi, esta moda de los selfies hace perder “la noción de seguridad” en muchos jóvenes, quienes no ven el peligro de tomarse estas fotos en lugares riesgosos.

Pero, además, puede denotar “algunos trastornos de personalidad” y “baja autoestima”, según el especialista

Sagástegui afirma que cuando una persona está siempre pendiente de fotografiarse con el celular y de publicar esas imágenes en redes sociales puede encajar en cuatro perfiles de personalidad.

En primer lugar están los histriónicos. “Estas personas buscan ser el centro de atención y los selfies pueden servirles perfectamente para obtener esa notoriedad y fama que persiguen”, indica.

También están los narcisistas, que son aquellos que se creen superiores a los demás. “Ellos comparten imágenes para ser elogiados”.

Las personas que suelen retratarse en situaciones crueles como maltratando a un animal podrían esconder “una personalidad antisocial”. Suelen ser gente fría, que no sienten culpa y no les importa lo que les pase a los demás para lograr sus metas personales.

Por último, existen personalidades limítrofes, que son los que “cambian muy fácilmente de estado de ánimo y son impulsivas”.

Para evitar desarrollar estos comportamientos anormales de adultos, la crianza en los primeros tres años de vida es fundamental. “Todo dependerá de cómo criemos a nuestros hijos”.

Sagástegui aconseja no sobreprotegerlos y tratar a todos los hijos por igual, sin manifestar preferencia por uno. “Hay que dejar que tengan cierta espontaneidad y no dejarlos sin atención, porque esto contribuye a una baja autoestima”.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada