25 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

¿Cómo usamos los limeños el agua potable?

Las malas conexiones y el rápido crecimiento urbano se están convirtiendo en graves amenazas para la disponibilidad de este recurso.

¿Cómo usamos los limeños el agua potable? (Foto: Shutterstock)

Recientemente, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), la Autoridad Nacional del Agua (ANA) y la Fundación Backus presentaron un informe acerca del uso del agua potable por parte de los limeños. Aquí te resumimos algunos de los puntos más destacados del estudio titulado Un frágil ciclo. Agua, energía y población de Lima.

1.- Sobre un desierto y con poca agua. Lima es la segunda ciudad más grande del mundo asentada sobre un desierto, después de El Cairo (Egipto). Claro está, el agua no sobra. La costa es la zona del país donde menos disponibilidad hay de este elemento, pero a la vez es el lugar donde más población vive. En Lima, si bien muchos tienen el privilegio de disponer de agua en sus casas, para el 14,5% de la población costera la realidad es otra: no hay agua potable en las casas.

2.- ¿De dónde viene el agua potable? Lima tiene tres formas de generarla: por medio de las plantas de La Atarjea y del Chillón y gracias a los pozos. Para el consumo humano se generan al año 700 millones de metros cúbicos de agua potable. En la práctica, cada limeño consume 270 litros. Lo recomendable es no llegar a los 150 litros, según los estándares internacionales.

3.- Cañerías, un gran problema. Lima pierde S/.300 millones anuales por malas conexiones de agua. Por el camino, se queda entre un 30% y 40% del agua potable debido a las malas infraestructuras (son muy antiguas).

4.- Cada vez más población. Una de las principales amenazas para el agua en nuestra ciudad es el crecimiento urbano, en muchos casos, no planificado. El 95% del valle del Río Rímac y el 60% del valle del Chillón están urbanizados. Esto reduce las áreas verdes naturales e impide la filtración natural del agua, por lo que los acuíferos no se pueden llenar de vida.

5.- ¿Qué hacer? En el informe, se propone que los diferentes niveles del Estado articulen bien sus políticas y de manera conjunta. Además, recomiendan que los gobiernos promuevan campañas de sensibilización para que la ciudadanía aprenda a cuidar este recurso. Como bien señala Jorge Luis Montenegro, jefe de la Autoridad Nacional del Agua, “no hay cultura del agua y queda mucho por hacer, pero el esfuerzo debe ser compartido” entre el gobierno, la empresa y la ciudadanía.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada