17 de junio de 2019
Redacción Publimetro |

Cine: Bohemian Rapsody se estrena este jueves 1 de noviembre en Lima

La historia del líder de la banda Queen en la pantalla grande.

Cine: Bohemian Rapsody se estrena este jueves 1 de noviembre en Lima Bohemian Rapsody

La pionera e icónica banda Queen ha desafiado toda probabilidad, situación que los ha llevado a mantenerse en la vanguardia de la música y la cultura pop a lo largo de décadas. En los clubes más modernos del mundo, los disc-jockeys tocan con frecuencia los éxitos de Queen, junto con música de muchos artistas contemporáneos, a quienes Queen inspiró. Mientras tanto, mucho más allá de la vida nocturna citadina, en estadios de futbol de los Estados Unidos hasta el Reino Unido, Japón y Brasil, los aficionados dan dos pisotones y aplauden al unísono, y cantan el himno ‘We Will Rock You’, de Queen. Tan influyente es el grupo, que tan sólo este verano las canciones de Queen ocuparon tres de los primeros veinte lugares en la lista ‘Hot Rock Songs’ de Billboard. Su música no solo desafía la categorización y rompe con los convencionalismos; trasciende generaciones.

El ritmo es irresistible, el estilo, atemporal. A diferencia de muchos grupos de los setenta y ochenta que llegaron y se fueron, Queen sigue siendo tan relevante en la actualidad como lo fue en aquel entonces. “Cuando sea y donde sea que la gente escuche la música de Queen, es reconocible de inmediato”, explica Brian Southall, quien pasó quince años como jefe de prensa, marketing y promoción de EMI, disquera de Queen. “Podrías lanzar mañana ‘Bohemian Rhapsody’ y sería un éxito”.

Los principales músicos de la actualidad citan a Queen como una fuente de gran inspiración. “Freddie Mercury fue y sigue siendo mi influencia más grande”, dijo Katy Perry acerca del legendario líder de la banda de Queen. “La combinación de su enfoque sarcástico al momento de escribir las letras de sus canciones y su actitud ‘Me importa un comino’, realmente le sirvieron de inspiración a mi música”. Lady Gaga fue una aficionada tan grande que tomó prestada una de las canciones de Queen para crear su nombre artístico: “Adoraba a Freddie Mercury —y Queen tuvo un éxito llamado ‘Radio Gaga’. Es por eso que amo el nombre”, comentó. “Freddie fue único —una de las personalidades más grandes de toda la música pop. No sólo era un cantante, sino también un intérprete fantástico, un hombre de teatro y alguien que se transformaba de manera constante. En breve: un genio”. Y Matthew Bellamy, líder de la banda Muse, declaró, “La mejor banda del mundo es Queen, sin lugar a duda”. “El cantante más virtuoso de rock de todos los tiempos”, es como Roger Daltrey describió a Freddie Mercury. Eric Clapton se entusiasmaba con los talentos de Brian May, al decir que el guitarrista “puede hacer cosas con la guitarra que van más allá de mis alcances…cosas que yo soñaría con hacer”. Y, según Elton John, los miembros de Queen, “estuvieron entre las figuras más importantes del rocanrol”.

¿Qué tenía la música de Queen que la hacía tan absorbente? En esencia, desafiaba ser catalogada. “Queen optó por no seguir una moda en particular”, añade Southall. “Simplemente hacían la música que querían hacer”. “Los músicos de la actualidad aman a Queen porque aprecian el nivel de interpretación, habilidad y profesionalismo de la banda”, comenta Southall. “Queen cruzaba géneros y era imposible encasillarlos. Tocaban rocanrol, baladas, pop…incluso incursionaron en el soul. Y, recuerda, todas sus composiciones corrieron a cargo por los mismos miembros de la banda”.

La nueva película BOHEMIAN RHAPSODY: LA HISTORIA DE FREDDIE MERCURY, protagonizada por Rami Malek en una interpretación insólita como Freddie Mercury, traza la extraordinaria historia de Queen, desde las raíces de la banda como brillantes estudiantes universitarios de Londres, hasta las alturas deslumbrantes del estrellato internacional, cuando llenaban estadios en todo el mundo en conciertos que rompían récords de asistencia, incluyendo su legendaria presentación en Live Aid en 1985, que fue vista por una audiencia mundial de 1.9 billones de personas y recabó dinero para combatir la hambruna en Etiopía. Conforme se desarrolla la historia, se vuelve evidente por qué la banda tuvo un atractivo tan perdurable. La película también es protagonizada por Gwilym Lee [Jamestown, Midsomer Murders], quien interpreta a Brian May, guitarrista principal de Queen, Ben Hardy [East Enders, X-Men Apocalypse] como Roger Taylor, el baterista, y Joe Mazzello [Jurassic Park, Justifed] como John Deacon, el bajista, así como Mike Myers (Austin Powers, Wayne’s World) y Tom Hollander [Breathe, The Night Manager].

Impregnada con canciones indelebles de Queen, la película recalca la dinámica de la innovadora banda tanto en escena como fuera de ella —cómo las audiencias se unieron de manera entusiasta en ‘We Will Rock You’, relevando a los mismísimos miembros de la banda, quienes veían con asombro a sus aficionados. Tendremos la oportunidad de presenciar cómo sus canciones clásicas fueron creadas —desde la ingeniosa y operática ‘Bohemian Rhapsody’ hasta los “dos pisotones y un aplauso” de su emblemático himno ‘We Will Rock You”. La película también se centra en la conmovedora y compleja historia personal de Freddie Mercury, el hombre, en la que se exploran sus relaciones, tanto con su musa, Mary Austin, [Lucy Boynton, Murder on the Orient Express y Sing Street], quien, después de haber terminado su relación amorosa, se convirtió en su amiga de toda la vida, como con los hombres que surgieron en su camino. Examina la evolución de la banda, y la lucha eventual de Freddie con el Sida. La película, absorbente y muy entretenida, relata cómo la banda sacudió el mundo de la música, una vez que sacaba un éxito emocionante tras otro, desde ‘Killer Queen’ a ‘Another One Bites the Dust’.

“Queen era diferente a cualquier otra cosa que se presentaba en ese momento”, reflexiona el reconocido periodista y autor británico Mick Brown, cuyos libros incluyen ‘American heartbeat: travels from Woodstock to San Jose by song title’, y ‘Tearing Down the Wall of Sound: The Rise and Fall of Phil Spector’. Explica que para mediados de la década de los ’70, gran parte de la música rock se había vuelto “muy desmesurada y fuera de control. Había habido una revolución y un regreso a las bases con el punk y el surgimiento de bandas como Sex Pistols y The Clash…era en gran medida desprenderse de lo viejo y apreciar lo nuevo”. La música de Queen, acota, era estimulante; “…sobresalían con respecto a los demás en cuanto a su teatralidad”.

Southall, quien ha escrito 20 libros acerca de la industria musical y de la música rock, incluyendo ‘Made In England’, acerca de Jimi Hendrix, y su más reciente libro, titulado ‘The White Album: The Album, The Beatles And The World in 1968”, trabajó con otros gigantes de la música, incluyendo Wings y Pink Floyd, “pero Queen fue la banda más grande de EMI. Tenían un buen oído para darse cuenta qué iba a hacer al público incorporarse y escuchar. Todos los miembros de Queen eran grandes compositores y músicos, pero Freddie era el líder de la banda. Fue la estrella más grande con la que jamás me haya tocado trabajar —y mira que trabajé con George Harrison y Paul McCartney. Eran una banda con un talento inigualable en cuanto al estrellato, la extravagancia y la autenticidad puras, y a la entrega constante de discos grandes y exitosos”.

Quizás el más impactante de esos éxitos fue ‘Bohemian Rhapsody’, que aparece en el álbum de Queen ‘A Night at the Opera’, canción que es ampliamente reconocida como una obra maestra. Ya pasaron 43 años desde que la canción se catapultó al primer lugar en el Reino Unido, para, a la postre, haberse convertido en un éxito mundial. La canción fue revolucionaria no sólo por sus influencias operísticas, sino también por su extensión (duraba casi seis minutos). Emotiva y simple y sencillamente una de las canciones pop más bellas de la época, fue escrita por Freddie Mercury. Brian Wilson [de los Beach Boys] describe la canción como “una culminación y una respuesta a una oración adolescente —de música artística”. La producción de la canción está representada en la película; vemos cómo la banda pasó semanas grabando cientos de pistas adicionales a las anteriormente grabadas para lograr su ‘mini ópera’.

Maravillado ante el ingenio de ‘Bohemian Rhapsody’, Southall también toma nota del “video fascinante y arrolladoramente creativo”, que promovía la canción e incluía las ahora memorables imágenes de cuatro cabezas flotantes acomodadas en forma de diamante. El primer video de su tipo —y algo meramente fortuito, toda vez que la banda sólo creó el video porque todavía no podían interpretar la compleja canción en directo y en persona—, dejó perplejos tanto a los críticos como a la audiencia cuando se mostró por primera vez en el popular programa de televisión británico ‘Top Of The Pops’.

“Nunca hicieron las cosas a medias”, dice entre risas Southall, quien explica que la banda estuvo involucrada por completo en cada faceta de la industria y de sus carreras, incluyendo el marketing de su música y sus muy creativas portadas de álbum. “Todos eran muy inteligentes y sabían exactamente lo que querían”, comenta. De igual manera, hace referencia al controversial video de la banda del sencillo ‘Fat Bottomed Girls/Bicycle Race’, en el que aparecen mujeres desnudas en bicicleta. “Todo era extravagante con Queen en cuanto al marketing”, añade Southall. Cuando estaban promoviendo el álbum ‘News Of The World’, “regalamos a los medios y a los minoristas relojes de pie con el arte de la portada pintado en ellos”.

La música y el marketing no fue lo único singular de la banda. Como podemos apreciar en la película, durante las electrizantes secuencias de los conciertos, eran extravagantes y muy llamativos. Mick Brown recuerda a Freddie Mercury “pavoneando por el escenario con un leotardo puesto, en una interpretación casi carnavalesca, al estilo de Pierrot”. Con un carisma inigualable, “también usó un kimono de seda, shorts y tirantes rojos”. Con sus brazaletes y bufandas, y pantalones vaqueros ajustados y alas bajo sus brazos, Freddie y los otros “fueron una inspiración para todas esas bandas que comenzaron a usar licra…como Judas Priest y Mötley Crue”, comenta Brown. “Ya había pasado mucho tiempo desde Woodstock”, dice entre risas, haciendo referencia a la apariencia discreta, de teñidos anudados y hippie del estilo antiguo de las bandas de rock que tocaron en el histórico festival musical de 1969, llevado a cabo al norte del estado de Nueva York. “Cuando veías a Queen, pensabas, ‘así es como supuestamente se debería de ver un grupo de rock’…y esa apariencia era personificada por Freddie Mercury cuando tomaba el centro del escenario. A todo mundo le encantan los artistas y todo mundo lo amaba —actuaba completamente como una estrella; así es como era. Freddie Mercury es una figura universalmente reconocida. Era aceptado, apreciado y bienvenido por todos”, comenta Brown.

Las canciones de Queen forman parte de los soundtracks de los eventos más importantes de nuestra época: A principios de este año, en la Boda Real entre el príncipe Harry y Meghan Markle (ahora, duquesa de Sussex), una importante cadena televisiva tocó ‘Love Of My Life’, de Queen (compuesta por Freddie Mercury), mientras mostraba una compilación de momentos románticos del gran día. “Sus canciones se convirtieron en himnos”, comenta Mick Brown, para agregar que, en partidos de futbol y peleas de box, y, de hecho, en todo tipo de evento deportivo, “las multitudes se ponen a cantar ‘We Will Rock You’, escrita por Brian May —y después, si tu equipo gana un juego, siempre está el estribillo de ‘We Are The Champions’, que Freddie escribió”. De hecho, ‘We Are The Champions’ fue nombrada la Canción Favorita del Mundo en el 2005. Y, en el 2011, un equipo de investigadores científicos concluyó que la canción era “la canción más pegajosa en la historia de la música popular”. “Ni siquiera calculándolo, hubieras podido componer una canción con ese tipo de atractivo”, comenta Brown.

“Queen no era un fenómeno pasajero como el punk; era una máquina que fabricaba éxitos mundiales”, comenta Brian Southall. “Su influencia se extiende mucho más allá que cualquiera de sus canciones. Freddie es sin lugar a duda el mejor líder de banda que jamás haya visto, y Queen es indudablemente la mejor banda que me haya tocado presenciar en directo”, comenta Southall, quien está emocionado con la nueva película. “¡Merecen un gran filme! No puedes hacer discos exitosos durante tanto tiempo y no pretender que la gente no sepa cómo fue que lo hiciste —quieren ver la historia detrás de la música; es fascinante. Queen es uno de un puñado de grupos que ha sobrevivido el paso del tiempo, las modas, las predilecciones y los géneros musicales”, concluye Southall, “y lo han hecho a través de su profesionalismo, dedicación y talento inconmensurables, tanto como intérpretes como de compositores. Esta es música perdurable, grandiosa y popular”.

Bohemian Rapsody llegará a los cines de Lima este jueves 1 de noviembre.

NOTAS RELACIONADAS

Ángela Ponce: Viralizan foto nunca antes vista de Miss España 2018 antes de ser mujer

YouTube: le cantan a fiscal José Domingo Pérez ‘eres casi el hombre perfecto’

Facebook: mujer casi es arrollada por un tren por mirar su celular

Ellos realizaron la jugada más épica jamás vista en la historia de Fortnite

Le canta a su perro para que se duerma y derrite de ternura los corazones de todos | VIDEO | FOTOS

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada