21 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

Chilapa, el pueblo mexicano donde apellidarse Nava, Sánchez o Carreto es un peligro

Llamarse Nava, Sánchez o Carreto puede ser muy arriesgado en la violenta ciudad de Chilapa, en el sur de México: varias personas con estos apellidos, que coinciden con los de un capo y un expolicía local, desaparecieron hace un mes sin que se sepa nada de ellas.

Chilapa, el pueblo mexicano donde apellidarse Nava, Sánchez o Carreto es un peligro (Foto: AFP)

AFP. Su desaparición se produjo durante una ocupación del pueblo por parte de 300 hombres armados que dijeron ser autodefensas, en un conflicto turbio que entremezcla narcotráfico y política, denunciaron familiares de las víctimas.

Sin que las fuerzas federales intervinieran, los hombres irrumpieron el 9 de mayo en este pueblo de Guerrero, desarmaron a la policía municipal, bloquearon las entradas de la ciudad y, tras cinco días de atemorizar a la población, se retiraron por un acuerdo con las autoridades federales.

Durante ese periodo, al menos 14 hombres -casi todos entre 15 y 25 años- desaparecieron sin dejar rastro, según una lista que sus familiares entregaron a la AFP.

Las autoridades dicen investigar denuncias de 10 personas secuestradas en este municipio de 120.000 habitantes que sirve de puerta a las montañas de Guerrero, el mayor productor de amapola de México y ruta para el trasiego de la goma de opio.

Pero la fiscalía general se negó a dar los nombres a la AFP.

Según familiares, uno de los desaparecidos salía de su trabajo en una pizzeria cuando fue secuestrado, otros vendían vacas.

Alexandro Nava Reyes, un joven de 21 años que se dedicaba a manejar camiones, avisó el 10 de mayo a sus padres que “iba a ver a su novia y no regresó nunca”, narró su hermana Melissa en un restaurante frente a la solitaria plaza principal de Chilapa.

El joven llevaba uno de los apellido de Zenen Sánchez Nava “El Chaparro”, presunto líder de Los Rojos, un grupo criminal que se disputa ese territorio con sus rivales, Los Ardillos.

Otros cuatro jóvenes cuyos padres llevan los apellidos Sánchez o Nava desaparecieron.

“Ser Nava o Sánchez es peligrosísimo en Chilapa”, asegura desde su casa José Díaz, un profesor que asumió la vocería de familiares de los desaparecidos.

Según testigos, durante la ocupación, los invasores agitaban sus fusiles y machetes por las calles de Chilapa mientras gritaban: “¡Entreguen la cabeza de ‘El Chaparro’ y nos vamos!”.

“Todo empezó por las elecciones”

José Apolonio Villanueva, un dirigente campesino que encabezó la ocupación, niega que su grupo secuestrase a los jóvenes o que él sea un miembro infiltrado de Los Ardillos.

“La visita” a la ciudad de Chilapa fue para tratar de hablar con el alcalde porque en “nuestras comunidades se está perdiendo mucha gente”, dijo en una entrevista telefónica.

El alcalde estuvo ausente durante la ocupación, pero el grupo armado negoció la renuncia de su jefe de seguridad pública.

Otro jefe de la policía, Silvestre Carreto González, fue destituido en julio del año pasado.

Entre los desaparecidos están los hermanos Miguel (23 años), Juan (20 años) y Víctor (15 años) Carreto Cuevas, vistos por última vez cuando iban a Chilapa a vender una vaca, y también sus parientes Crispino Carreto González y su hijo Samuel.

Los habitantes piensan que las desapariciones fueron una venganza contra el expolicía Carreto González, en una región donde agentes y alcaldes han sido acusados de tener vínculos con narcotraficantes.

El 21 de mayo, fueron encontrados tres cuerpos cerca de Chilapa con los rostros desollados, pero las autoridades dicen que son de desapariciones previas a la ocupación.

“Todo empezó por las elecciones”, dice entre lágrimas Esther, otra hermana de Alexandro -el chico desaparecido que manejaba camiones-, quien asegura que hombres encapuchados trataron de poner a punta de balazos una manta cerca de su casa para exigir a la población que votase por un partido político.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada