18 de enero de 2018

Temas del día

"El Chapo" Guzmán vuelve a prisión, luego de 7 años de guerra armada contra el narcotráfico

A trece años de haberse fugado de un penal de alta seguridad en Jalisco, Joaquín Guzmán deja tras de sí un emporio de 3 mil 500 empresas distribuidas en Estados Unidos, Sudamérica, Europa y Asia.

"El Chapo" Guzmán vuelve a prisión, luego de 7 años de guerra armada contra el narcotráfico (Foto: Cuartoscuro)

La captura de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, uno de los capos del narco más buscados del mundo fue un triunfo para México, que busca frenar el millonario negocio de un cártel que se maneja con un rigor empresarial.

Joaquín “El Chapo” Guzmán fue detenido el último sábado en la ciudad de Mazatlán, estado de Sinaloa, 13 años después de haberse fugado de un penal y a siete desde de que el gobierno mexicano inició (en el 2006), con el entonces presidente Felipe Calderón, una guerra armada contra el narcotráfico. Conflicto que ha costado la vida de 121, 683 mexicanos, según cifras oficiales, y otros 30 mil desparecidos, según informa el portal periodístico Sin Embargo.

Desde su fuga del Penal de Alta Seguridad de Puente Grande, en Jalisco, el 19 de enero de 2001, “El Chapo” pasó del anonimato a uno de los capos más buscados por el Buró Federal de Investigación en Estados Unidos (FBI), ubicándolo incluso como el segundo criminal más buscado después de Osama Bin Laden, además de construir un emporio y realizar una franquicia de 3 mil 500 empresas para su organización criminal en Estados Unidos, Sudamérica, Europa y Asia.

Quizás lo que catapultó a Guzmán fue que en menos de un año elementos de la Secretaría de Marina (Semar) acribillaron a Heriberto Lazcano Lazcano; a su sucesor, Miguel Ángel Treviño; y a los líderes del Cártel de Los Zetas, dejando el camino abierto para la hegemonía de “El chapo”.

Asimismo, durante la criticada “guerra armada” emprendida por Calderón, también se eliminó a Arturo Beltrán Leyva, alias “El Barbas”, líder de su organización, otra gran amenaza para Guzmán.

Y no solo eso, la captura del jefe del Cártel del Golfo, Jorge Eduardo Costilla; así como el del jefe de la Familia Michoacana, Jesús Méndez, favorecieron al “Chapo”.

La noticia de su captura fue confirmada a la 1 p.m. del sábado, luego de horas de especulaciones, por el mismo presidente de México, Enrique Peña Nieto, que anunció por su cuenta de Twitter: “Reconozco la labor de las instituciones de seguridad del Estado mexicano, para lograr la aprehensión de Joaquín Guzmán Loera en Mazatlán”.

Minutos después el titular de la Procuraduría General de la República, Jesús Murillo Karam, inició la conferencia en el hangar de la Secretaría de Marina en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

“La operación fue de varios meses de coordinación entre distintas instancias del gobierno federal y fue impecablemente lograda por elementos de la Secretaría de Marina”, aseguró.

“Entre el 13 y 17 febrero fueron localizados algunos domicilios en los que acostumbraba estar” en Culiacán, capital de Sinaloa. Sin embargo, su detención se dificultó porque esos domicilios estaban conectados con otras casas por medio de túneles e incluso por el sistema de drenaje.

Este domingo Robert Nardoza, portavoz de de la fiscalía estadounidense en Brooklyn informó que la justicia de su país buscará la extradición de Guzmán, según informó CNN. EE.UU. ofrece una recompensa de 5 millones de dólares por Guzmán.

Tags

Notas Relacionadas

EL DIARIO MÁS GRANDE DEL MUNDO