25 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

'Una de cal y otra de arena', por Jorge Sánchez Herrera

“La Municipalidad Metropolitana de Lima arremete nuevamente, esta vez para ensanchar la Avenida Javier Prado Este con un cuarto carril, en su afán de convertirla en una autopista urbana”.

'Una de cal y otra de arena', por Jorge Sánchez Herrera Municipalidad de Lima quiere ampliar la Avenida Javier Prado Este con un cuarto carril (Foto: USI)

Jorge Sánchez Herrera – Nómena Arquitectura
Arquitecto/Urbanista
jorge@nomena-arquitectos.com

La ciudad pasa por un periodo interesante. Por un lado, el discurso “oficial” nos sigue imponiendo un modelo que le quita espacio a la gente para dárselo a los autos. La Municipalidad Metropolitana de Lima arremete nuevamente, esta vez para ensanchar la Avenida Javier Prado Este con un cuarto carril, en su afán de convertirla en una autopista urbana. A pesar del rechazo de expertos que, por enésima vez, sustentan la inutilidad de tal obra para alcanzar el objetivo de reducir la congestión vehicular, parece que esta vez no habrá quien los detenga.

Sin embargo, por otro lado, muchos ciudadanos parecen haberse hartado –al fin– de esta forma de concebir la ciudad. La aprobación del alcalde Luis Castañeda cae con la misma velocidad con la que surge un nuevo discurso urbano. Ayer terminó en nuestra capital el III Foro Internacional de Intervenciones Urbanas, que tuvo como lema “Espacio público: De la acción ciudadana a la política urbana”. Fueron cinco días de foros, talleres, caminatas, propuestas y discusiones en torno a la recuperación de la ciudad por y para las personas.

Una intervención llamativa fue la de “Camino Seguro al Cole”, desarrollada por “Aula-Espacios para el aprendizaje”, junto a la Municipalidad de Miraflores y Ocupa tu Calle, entre otras organizaciones. La intervención (en el cruce de las calles Mendiburu, 8 de Octubre y Jose Toribio Polo) en el barrio de Santa Cruz, muestra cómo se puede hacer una intersección más segura para el peatón (particularmente para los niños) a través de pequeñas modificaciones a la geometría vial y algunas intervenciones al espacio público, como la reducción del ancho de las pistas, por ejemplo.

La iniciativa resulta aún más interesante al utilizar el arte para resaltar la transformación e involucrar a los propios usuarios (los niños) en el proceso del diseño. Si bien esta intervención se trata por ahora de un piloto en solo una de las intersecciones, el plan contempla articular el acceso peatonal a los muchos colegios y equipamientos deportivos del barrio. Pequeñas grandes intervenciones así resultan importantes para demostrar que los verdaderos cambios se pueden incubar con ideas e inteligencia, y no necesariamente con absurdos gastos en llamativas obras viales.

NOTAS RELACIONADAS

‘Mesas en lugar de autos’, por Jorge Sánchez Herrera

‘El curioso caso de Miguel Dasso’, por Jorge Sánchez Herrera

‘Vivienda Accesible’, por Jorge Sánchez Herrera

‘Planificación urbana y discriminación’, por Jorge Sánchez Herrera

‘Como un sendero’, por Jorge Sánchez Herrera

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada