16 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

Argentina: 300 mujeres afectadas por prótesis mamarias

Demandan por 54,7 millones de dólares a empresa PIP. Cifra podría aumentar si juicio incluye a mujeres de todo el país.

Argentina: 300 mujeres afectadas por prótesis mamarias (Foto: AFP)

Argentina. (AFP). Unas 300 mujeres afectadas por implantes mamarios defectuosos de la empresa PIP presentaron en Argentina una demanda por 54,7 millones de dólares contra una firma francesa y dos alemanas, dijo el lunes la abogada Virginia Luna en rueda de prensa en Buenos Aires.

“Hemos presentado una demanda colectiva contra la francesa Poly Implant Protheses (PIP), la alemana TUV Rheinland (encargada del control de calidad) y la también alemana Allianz como aseguradora”, reveló Luna.

La abogada y también damnificada precisó que “el monto del reclamo general ronda los 309 millones de pesos (USD 54,7 millones)”.

La cifra podría crecer de manera exponencial, dijo la abogada, al explicar que los querellantes solicitaron a la justicia Civil y Comercial que acepte una acción colectiva, esto es, que el fallo se aplique a todas las afectadas en el país.

“Si nuestro pedido prospera, la indemnización habría que multiplicarla por 15.000, que es la cantidad de damnificadas que se estima hay en Argentina, una meca para las cirugías estéticas en los últimos años, explicó Luna.

La abogada, junto a tres damnificadas, ofreció una conferencia de prensa para dar cuenta de los trámites judiciales en su oficina de Buenos Aires, donde mostró varias prótesis PIP defectuosas e incluso rompió una para que se viera con qué facilidad se desparramaba el gel.

“En una muestra que hicimos de 500 mujeres, el 19% sufrió una ruptura y eso significó la migración del gel a las axilas, la cabeza, el cuello e incluso a los pulmones”, afirmó.

El escándalo de las PIP se remonta a comienzos de 2010, cuando las autoridades prohibieron su uso por defectos de fábrica. Por entonces, centenares de argentinas comenzaron un interminable y angustioso periplo por hospitales públicos y privados.

En Marsella (sur de Francia), un juicio por los implantes PIP, con 7.400 víctimas demandantes, 2.500 de ellas extranjeras, terminó a mediados de mayo pasado y el veredicto será pronunciado el 10 de diciembre.

Vivir con miedo
“El cirujano me aconsejó las PIP y como yo no tenía la menor idea acepté que me operara en 2008. En 2010 me hice un control y todo estaba bien, pero un año después sentí un fuerte dolor e hinchazón en una mama”, dijo Anabel González, una empleada de 36 años, estudiante de abogacía.

“Pasé todo un año con la prótesis rota hasta que decidí removerme la prótesis y ponerme otra y conseguí que la empresa privada de salud aceptara pagar el quirófano y la internación, pero yo tuve que pagar la prótesis y la cirugía”.

La mujer, madre de una niña de 13 años, dice que no le han quedado secuelas físicas, pero que “vive con miedo a que se rompan de nuevo las prótesis. Me traumatiza pensar en volver a ingresar al quirófano”.

En Francia se recomendó la remoción porque han aumentado los casos de ruptura, pero las autoridades de ese país insistieron en que por ahora “no existe un riesgo mayor de cáncer en las mujeres portadoras de PIP en comparación con otras prótesis”, según expertos del argentino Instituto Nacional del Cáncer.

“Esto se ha transformado ahora en un problema de salud y no de estética”, insistió Luna y explicó que “el costo de la remoción y cambio de prótesis es de entre 20.000 y 25.000 pesos (unos USD 3.500)”.

Gabriela Abella, una manicura de 41 años, no tenía recursos económicos para hacer frente a la operación y logró que finalmente la operaran en un hospital público de Buenos Aires.

“Tuve que pagar la prótesis y un arancel hospitalario, pero muchos menos comparado con lo que me pedía un cirujano o un sanatorio privado”, explicó la mujer.

“Tengo las prótesis guardadas. El médico me explicó que no estaban rotas, pero el gel se filtraba por pequeñas fisuras en la cobertura”, agregó.

Luna estimó que debe haber muchas extranjeras afectadas porque entre 2007 y 2009 Buenos Aires se transformó en una meca para las cirugías estéticas de la región, aunque ahora la situación cambió por los costos.

En abril de 2010, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) de Argentina prohibió la importación, comercialización, venta y uso de las prótesis, luego de una decisión similar en Francia.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada