13 de noviembre de 2018
Redacción Publimetro |

Apuntes preelectorales 3 (OPINIÓN)

“‘Yo me iría a Nueva York’. De verdad, a nadie le importa, hijito.”

Apuntes preelectorales 3 (OPINIÓN) (Foto: USI)

POR VERÓNICA KLINGENBERGER
@vklingenberger

El fenómeno del niñato engreído y malcriado. O el nuevo periodismo patanesco. Entendemos adónde quieren ir, por el nombre y el formato y todo lo demás, pero el programa Sin Medias Tintas del domingo pasado dejó de ser confrontacional y directo y pasó a convertirse en la encarnación televisiva de eso que muchos han denominado la “derecha bruta y achorada”. Luego de la fallida introducción de Aldo Mariátegui en un francés que superó el mandarín de Alan, Mijael Garrido Lecca pasó a dar una clase maestra de majadería y estupidez inauditas.

Pero más allá del nivel de sus preguntas –porque en el Perú, los televidentes críticos somos pacientes y comprensivos con bobos y ex lacayos de dictadores que ahora se vuelven a creer los paladines de la verdad–, lo que me molesta más en Garrido Lecca son sus formas y desplantes, sus resoplidos y autorespuestas. “Yo me iría a Nueva York”. De verdad, a nadie le importa, hijito.

Cabe preguntarse qué responsabilidad tiene el director periodístico de Frecuencia Latina, Augusto Álvarez Rodrich, en la línea y dirección de su programa dominical estrella. ¿De verdad ese es el mejor panel que pueden conseguir?

Subiendo un par de canales, la cosa no mejora mucho que digamos. ¿Qué onda con Sol Carreño y Augusto Thorndike? Un poco de mesura y humildad, chicos. De repente deberían comportarse con todos sus entrevistados como son cuando se sientan frente a Keiko o Alan, ¿no? Ahí Sol hasta baila y se desarma en risas.

Para terminar, apuntar que el achoramiento periodístico no es solo televisivo. Acabo de leer una columna de Rosa María Palacios sobre Alfredo Barnechea (ahora celebra que esté en contienda aunque en enero aseguraba que no iba a pasar siquiera la valla electoral) que termina con un desplante innecesario a los lectores. “Pero continúo en otra columna, porque ustedes, en estos tiempos de calentura, si largo no escuchan, muchos menos, leen”. ¿Qué cosa? ¿A quién cree que se está dirigiendo? Otra vez, la palabra clave: humildad. Comprobado: la TV enloquece. Habrá que mantenerse lo más alejado posible de los reflectores.

***

¿Motivos para celebrar? El 5% de Alan. Qué placentero es verlo despelucarse en mítines empinando la quijada mientras sigue cayendo en las encuestas. Ojalá la tendencia se mantenga y lo saque para siempre de contienda. Dos veces fueron más que suficientes.

***

El pueblo en tercera persona. Cada vez que hay una elección, todos somos expertos en adivinar lo que el pueblo quiere y lo que el pueblo cree. Pero raras veces nos sentimos parte de ese pueblo del que hablamos. El pueblo se identifica con esto, el pueblo jamás votará por ese, el pueblo ya no cree esas cosas, etc. ¿De quién rayos hablamos? De repente sería bueno recordar que más de la mitad de peruanos (más o menos 15,8 millones de personas) pertenecemos a la clase media. El pueblo somos todos y no deberíamos subestimar nuestro juicio ni ambiciones.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada