20 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

Aprende cómo hacer tu propia cerveza artesanal

Armar un home brewery o miniplanta cervecera es más fácil de lo que parece. Conoce aquí los pasos básicos para hacerlo entre amigos junto a Red Cervecera Perú.

Aprende cómo hacer tu propia cerveza artesanal (Foto: Difusión)

Si bien hasta hace un par de años encontrar los ingredientes e implementos necesarios para hacer cerveza era difícil, ahora existen empresas como Red Cervecera Peruana, que te facilitan los productos y brindan cursos con ese fin.

La malta de cebada, el lú- pulo y la levadura, además del agua, son los elementos principales en la preparación; pero estos tienen distintas variantes que definirán el olor, el color y el sabor final. Joe Forte, experto cervecero de esta brewery, nos resume los pasos para hacer una cerveza en una miniplanta. Ponemos de ejemplo una cerveza suave, una Pale Ale de 4 litros.

1 Escoger la malta. Para esta cantidad, se necesita 1 kilo de malta. Joe Forte sugiere la malta Pale, aunque también se pueden combinar otros tipos.

“La malta da los azúcares para el alcohol y define el cuerpo que va a tener la cerveza”, señala. Esta luego debe ser molida.

2. Calentar y filtrar. La malta molida debe hervirse en una olla, en una proporción de 3 litros de agua por kilo, durante una hora y a una temperatura de 62 a 68 grados. Se forma entonces el mosto, que es filtrado en la olla.

3 Agregar el lúpulo. Este mosto se pasa a una olla de cocción, donde se vuelve a hervir. Acá entra el lúpulo, para darle el toque de amargor. “Dependiendo del tipo de lúpulo, podemos tener aromas y sabores más herbales, cítricos, florales o tropicales”, explica Forte. Unos 10 gramos son suficientes para nuestra preparación. El lúpulo se echa, nos explica, en tres tiempos. Cada tiempo define el amargor, el sabor y el aroma, respectivamente.

4. Enfriar y fermentar. Para que el mosto se enfríe, se introduce a la olla un serpentín especial que recibe agua. Ya frío, se pasa a un fermentador, donde se echa la levadura (que cumple su función por espacio de dos semanas). Es importante que no entre nada de oxígeno y, sobre todo, cuidar la limpieza.

“De lo contrario, pueden entrar bacterias que van a malograr el sabor”. El último paso es la carbonatación del líquido, que se puede hacer con azúcar o tanques especiales de CO2. Este paso puede durar dos semanas más. Y así, a grandes rasgos, se hace una cerveza artesanal

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada