21 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

A un año del fallo de La Haya, ¿qué ha cambiado?

Desde el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya , Perú y Chile trabajan en agenda conjunta para profundizar sus relaciones bilaterales. Los 50 mil kilómetros cuadrados de mar que ganó nuestro país contienen una gran biomasa, según Imape. El puerto Morro Sama, en Tacna , prácticamente dulicó sus volúmenes de pesca en un año.

(Foto: USI/Video: TV Perú)

Por Mauricio Niño

Hace exactamente un año, la Corte Internacional de Justicia de La Haya , en los Países Bajos , resolvió de manera definitiva la controversia sobre la delimitación marítima entre el Perú y Chile .

Esta sentencia fue positiva para nuestro país, pues recogió sustancialmente los argumentos peruanos. Así, el Perú ganó soberanía sobre un triángulo de mar de 50.172 km2, área que corresponde al 75% de lo que solicitó ante La Haya.

Allan Wagner, agente del Estado peruano ante la CIJ, y el actual canciller, Gonzalo Gutiérrez, coincidieron en calificar este fallo como “histórico”.

Ello, explican a Publimetro funcionarios de la Asesoría para Asuntos de Derecho del Mar de la Cancillería, debido a que este fallo es resultado de una “política de Estado que ha trascendido a tres gobiernos democráticos diferentes”. El proceso se dio dentro de un contexto de paz y unión nacional que respaldó
en todo momento la posición peruana.

Se estrecharon relaciones

Lo que de cierto modo resulta paradójico es que las relaciones entre Perú y Chile se estrecharon durante el proceso, hasta tal punto que, en un “espíritu de buena vecindad”, la sentencia fue cumplida en tiempo récord. En apenas dos meses, se determinaron las coordenadas específicas para seguir el límite fijado por la Corte. Esta acción fue tildada como ejemplar por el propio presidente de la CIJ, el eslovaco Peter Tomka.

El fallo, efectivamente, fue tomado como una oportunidad para mirar hacia adelante y fortalecer la relación con Chile en la denominada “agenda post-Haya”.

Otra implicación concreta del fallo son los recursos hídricos que el Perú obtuvo.
En solo un año, el puerto más sureño de nuestro país, Morro Sama, en Tacna, casi ha logrado duplicar su volumen de pesca. En el 2013, registró el desembarque de 2.568.252 kilos de pescado. En el 2014, esta cifra ha alcanzado los 4.914.029 kilos.

Además, los pescadores tacneños que se dirigen al llamado triángulo interior
tienen derecho a navegar libremente por las aguas chilenas, siempre y cuando no
pesquen allí. Así, pueden llegar más rápidamente a mar peruano y aprovechar los
recursos hídricos que el Instituto del Mar del Perú (Imarpe) identificó en dos expediciones realizadas en febrero y octubre del año pasado. Se ha encontrado en esa área una importante presencia de pota, tiburón y vinciguerria, una especie más pequeña de anchoveta. Por ello, el 90% de las embarcaciones que zarpan de Morro Sama prefiere pescar en esta zona.

Imarpe ha informado que el potencial económico de esta biomasa representa un aumento potencial del 9% en el volumen de pesca de los puertos de Tacna, Moquegua y Arequipa, y un crecimiento del 15% en el valor económico de la misma. Un tercer tema pendiente para la opinión pública de ambos países es el llamado triángulo terrestre. Se trata de un terreno de 3,7 hectáreas que, de acuerdo al expresidente chileno Sebastián Piñera, correspondería a Chile tras el fallo de La Haya.

Un tema cerrado

Sin embargo, fuentes de la Cancillería peruana siempre han sostenido que la frontera terrestre con Chile es un tema cerrado desde el Tratado de Lima de 1929. Incluso han calificado de “antojadiza” la interpretación de Piñera. “Hay que tener un sentidode la proporción. Hemos ganado 50 mil km2 de mar y se trata de armar una controversia por un área tan pequeña”, explican. “De cualquier modo, el tema se resolverá mediante la vía diplomática”.

Antonio Zapata: “Todo fue por la vía de la razón”

La memoria contribuye a la identidad de los pueblos y es vital para forjar un destino común. Sin identidad no hay proyecto colectivo, sin identidad no hay país. Por eso es importante recordar un tema tan trascendental como el fallo de La Haya.

Este significó la resolución del último problema limítrofe del Perú, y justamente con Chile, un país con el que tenemos una memoria conflictiva.

Además, fue por la vía legal, no a través de un conflicto. Cuando se entendió que había una diferencia, el Perú planteó un juicio y ganó en una corte internacional. Todo por la vía de la razón.

Considero que lo del triángulo terrestre (3,7 hectáreas) es un asunto muy pequeño. Conviene conversar y buscar un acuerdo, quizá alrededor de un parque binacional. Creo que esa sería una solución satisfactoria para ambas partes.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada