21 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

El acoso sexual en las calles también tiene forma de piropo, señalan

Actitudes de ese tipo limitan el espacio público de una mujer, pues si un hombre teme ser asaltado en la calle, a la mujer le asusta no solo esa posibilidad, sino también ser agredida sexualmente.

El acoso sexual en las calles también tiene forma de piropo, señalan (Foto: USI)

Andina. Un piropo lanzado a una mujer en la calle, por más inofensivo que parezca, es una forma de acoso sexual, aunque la mayoría lo tome como una criollada o una anécdota que además es alimentada por algunos programas de televisión.

Esa es la opinión de la integrante de la organización Paremos el Acoso Sexual Callejero, Johanna Fernández, quien sostuvo que así pueda interpretarse como un halago hacia una mujer, ningún hombre tiene derecho de molestarla con un calificativo.

Afirmó que actitudes de ese tipo limitan el espacio público de una mujer, pues si un hombre teme ser asaltado en la calle, a la mujer le asusta no solo esa posibilidad, sino también ser agredida sexualmente.

Lamentó que diferentes programas de televisión alimenten esa cultura del asedio callejero y hagan que se vea como algo normal. Esto ocurre por ejemplo cuando ponen a una modelo qu aparentemente camina por la calle y es piropeada, silbada y “halagada” muchas veces con frases subidas de tono y aludiendo a algunas partes de su cuerpo.

Fernández recomendó a las mujeres que son agredidas de esta manera alzar su voz de protesta, hacer publica la agresión y denunciarla a las autoridades.

También invocó a quienes son testigos de esos actos a solidarizarse y apoyar a las víctimas porque esa es la mejor manera de contribuir a acabar con el acoso sexual callejero.

Por su parte, Diana Portal, de la Adjuntía para la Mujer de la Defensoría del Pueblo, señaló que cualquier cifra que se dé como estadística de acoso sexual es en realidad un subregistro, porque la mayoría de mujeres agredidas prefiere no denunciar.

“La mayoría no denuncia por vergüenza o porque el sistema judicial no responde de manera adecuada en estos casos, pero además porque es difícil probar un acto de acoso sexual”, comentó.

Consideró que en estos casos el mensaje constante debe ser que la mujer no es un objeto sino un sujeto de derechos “y que puede vestirse como quiera sin que nadie se sienta con libertad de decirle cosas o hasta de masturbarse delante de ella”.

Anotó que agresiones de ese tipo hacen que el miedo te paralice y en muchos casos puede afecta la salud mental de las víctimas, sobre todo si se trata de niñas o adolescentes.

Portal indicó que el acoso sexual callejero es un tema de seguridad ciudadana, de derechos humanos y también de salud pública.

A su juicio, lo que debiera emprenderse son acciones integrales e intersectoriales porque este problema no se resuelve con leyes sino con medidas efectivas.

“Las leyes por sí solas no resultarán. Estas tienen que estar acompañadas de acciones multisectoriales y de un compromiso que incluya a los medios de comunicación en el propósito de frenar el acoso sexual”, remarcó.

Ambas especialistas participaron en el programa “Al quinto día”, que trasmite TV Andina y que hoy trató el tema “Violencia invisible, acoso sexual a las mujeres”.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada