20 de septiembre de 2018
Redacción Publimetro |

El 70% de parejas que convive no llega al matrimonio por miedo al fracaso

Especialista del Instituto Guestalt señala que existen tres principales causas del fracaso en la convivencia. Entérate en la nota.

El 70% de parejas que convive no llega al matrimonio por miedo al fracaso (Foto: USI)

(Andina). El 70% de las parejas que conviven y tienen intención de casarse no llegan necesariamente al matrimonio por diversas razones, entre ellas el temor y miedo al fracaso, informó hoy el psicoterapeuta Manuel Saravia Oliver, del Instituto Guestalt de Lima.

Según el especialista, para estas parejas llegar al altar no es necesariamente un sello de garantía hacia la felicidad. Entre otras razones que impiden concretar el matrimonio también figuran el individualismo, la autosuficiencia y el temor a perder la libertad.

Explicó que, por lo general, las principales causas del fracaso en la convivencia son tres: primero, cuando se presentan actos posesivos y dominantes sobre una de las partes; segundo, la falta de compromiso y de sentimiento de ayuda hacia el otro; y tercero, la carencia de capacidad de perdón dentro de la pareja.

“Este problema está afectando a nuestra sociedad, especialmente a la familia, donde la desestructuración del núcleo familiar es cada vez más evidente, con más hijos de padres separados”, subrayó.

Añadió que hombres y mujeres también apuestan por la convivencia por un tema de comodidad, de facilismo, de “poder coger más rápido las maletas y escapar de la relación, algo no podrían hacerlo de la misma manera si estuvieran casados”.

Señaló que en muchos casos el tiempo de vida de una convivencia de dos personas puede ser una media que va entre 9 y 14 años, lo que demuestra que el compromiso no es sólido.

“Algunas parejas argumentan que, luego de convivir por espacio de cinco años y casarse, por alguna razón el pasar de un escenario a otro deriva en la pérdida de la magia, y el matrimonio termina en el divorcio antes del año”, refirió.

También sostienen que, si antes la relación era muy buena, luego de contraer nupcias se volvió estresante, agotadora, cargada de exigencias, ocasionando que no logren resolver sus problemas y se da lo inevitable: pasar a la lista de los separados.

“En la actualidad la gente se casa menos y apuesta por la convivencia y si se casa lo hace siendo mayor cuando ha concluido ciertas metas en la vida, razón por lo que la tasa de natalidad de nuestro país está disminuyendo, la gente tiene menos hijos, la gente busca aminorar sus carga de responsabilidad”, finalizó Saravia.

Tags

Notas Relacionadas

Ir a portada