La princesa Mako de Japón , sobrina del emperador Naruhito, visitó Perú este miércoles para las conmemoraciones por los 120 años de la inmigración japonesa, una de las comunidades más numerosas e importantes en la historia del país andino.

“Para mí es un motivo de gran alegría poder celebrar el 120 aniversario de la inmigración japonesa al Perú, aquí en Lima, participando en esta ceremonia junto a todos ustedes reunidos desde varias regiones”, dijo Mako durante un breve discurso ofrecido en la Asociación Peruano Japonesa (APJ).

La princesa de la casa real japonesa recibió el saludo de la comunidad nipona en Lima, quienes la agasajaron con bailes típicos de Perú y Japón, en la sede de la APJ, ubicada en el distrito de Jesús María.

Los primeros inmigrantes japoneses fueron un grupo de 790 hombres, contratados para trabajar en el campo, que arribaron en el barco Sakura Maru en 1899 y que fueron incrementándose con otros grupos de trabajadores en los años siguientes.

“Dicen que los descendientes japoneses han llegado a 100.000 personas (en Perú) y todas las generaciones están desplegando sus actividades plenamente en varios campos”, agregó Mako sobre esta numerosa comunidad, establecida especialmente en la costa peruana.

“No voy a olvidar que los inmigrantes japoneses que llegaron al Perú y sus descendientes echaron sólidas raíces en la sociedad peruana, apoyándose mutuamente y superando innumerables dificultades, trabajando de manera diligente y fiel para establecerse”, manifestó.

Antes de llegar al encuentro con la comunidad nikkei, la princesa depositó una ofrenda floral en el monumento conmemorativo del centenario de la inmigración japonesa al Perú, y también visitó el colegio La Unión y la Asociación Estadio La Unión, que son centros de estudio y esparcimiento de los descendientes japoneses en Lima.

“Me ha dado mucha alegría saber que estos establecimientos simbolizan la unidad de la comunidad nikkei y que se han llevado a cabo, durante largo tiempo, las actividades culturales y sociales, incluyendo la difusión del deporte, el idioma y la cultura japonesa”, expresó Mako.

La princesa agradeció, a nombre de su país, a los peruanos que acogieron a los primeros inmigrantes en este país y extendió su “profundo respeto” a todos los que migraron de Japón y a sus descendientes “por sus contribuciones a la sociedad peruana, a través de numerosos esfuerzos, manteniendo valores tales como la honestidad, sinceridad, laboriosidad y responsabilidad”.

También agradeció a Perú por la invitación a conocer la nación andina, que fue el primer país en América Latina y el Caribe que estableció relaciones diplomáticas con Japón.

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, recibirá mañana en Palacio de Gobierno a la princesa Mako en una audiencia privada y posteriormente la visitante viajará al Cusco, al sureste del país, para conocer la ciudadela arqueológica de Machu Picchu y otros atractivos históricos en esa región andina.

EFE

“NOTAS RELACIONADAS”

Slipknot regresa a Lima como parte del festival Vivo x el Rock

Google busca resolver retos globales con la inteligencia artificial

Kion & Sui, el chifa que conquistó el paladar de los españoles