No tuvieron mejor idea que oponerse a ley que prohíbe el topless como Dios las trajo al mundo. Un grupo de mujeres se desnudó en la playa de Ipanema de Río de Janeiro para demandar el derecho a hacer topless en las playas brasileñas en contra de una ley que se los prohibe.

Quienes se oponen a la ley consideran que es anacrónica e hipócrita, informó CadenaTres.

Según la ley, el andar en topless es considerado un acto obsceno y sancionado entre tres meses y un año de prisión.