08 de diciembre de 2016

Temas del día

Terapias para superar las barreras de la discapacidad

El INR Dra. Adriana Rebaza es el único centro público de rehabilitación integral para personas con discapacidad moderada y severa del país. Más del 50% de sus pacientes son de escasos recursos y llegan de provincias. Conoce aquí dos historias de las miles que atienden cada año.

Terapias para superar las barreras de la discapacidad Rosemary Solís acude dos veces por semana al INR para sus terapias de fortalecimiento y elasticidad en las piernas. / FOTOS: MELISSA LAGUNA

A falta de centros especializados en Trujillo, Lisette no recibió un tratamiento adecuado y no pudo mover sus brazos ni sus piernas por varios meses.

Sin embargo, en octubre pasado, fue derivada a Lima, al Instituto Nacional de Rehabilitación Dra. Adriana Rebaza Flores (INR), el único centro público de rehabilitación integral para personas con discapacidad moderada y severa del país. Y aquí, la historia de Lisette empezó a cambiar Con solo dos semanas de terapia física, ella ha podido respirar sin dificultad, ya se sienta por sí sola, puede voltearse de un lado a otro de la cama y, poco a poco, está recuperando la fuerza de ambos brazos.

La semana pasada entró a hospitalización. Allí permanecerá tres meses, haciendo terapias, sesiones grupales en gimnasio, recibiendo orientación psicológica y aprendiendo a desempeñar por sí sola actividades de la vida diaria, sin pagar un sol. Todo ha quedado cubierto por el Seguro Integral de Salud (SIS).

Cada año, el INR ofrece 30 mil consultas y unas 300 mil atenciones de terapia de rehabilitación. El 50% de sus pacientes son de escasos recursos, y muchos provienen del interior del país.

Así como a Lisette, el INR ayuda también a Rosemary Solís (9), quien nació con una parálisis cerebral.

Gracias a estas terapias, la niña se encuentra en proceso de recuperación, según cuenta su madre, Mirza Espinoza, quien dejó su trabajo por cuidar a la pequeña desde que nació.

Ella junto a su esposo y su hija viven en Lima.

Mirza cuenta que al año de edad, Rosemary dejó de movilizar sus piernas, debido a una hipertonía muscular (tensión en los músculos) y una disminución de fuerza en los miembros inferiores.

Por suerte, desde pequeña recibió terapias de fortalecimiento y elasticidad en el INR, sin costo alguno. Con ello, viene frenando el avance de la enfermedad.

“Cuando estaba chiquita, era duro ver que no podía sentarse ni pararse, no podía hacer nada. Ahora se sienta sola, camina con un andador, va al colegio y quiere hacer sus cosas de manera independiente. ‘Yo puedo sola’, siempre me dice, y eso a uno la emociona”, cuenta Mirza.

.-

Si no la necesitas, no la pidas. Controlemos el uso innecesario de los materiales de plástico

Tags

Notas Relacionadas

EL DIARIO MÁS GRANDE DEL MUNDO