29 de marzo de 2017

Temas del día

Las hormonas y el control del peso corporal

“Determinados alimentos pueden alterar el funcionamiento de nuestras hormonas y llevarnos a comer de más”.

Las hormonas y el control del peso corporal (Foto: Shutterstock)

VANNA PEDRAGLIO
COACH DEPORTIVA Y NUTRICIONAL

Hoy en día que no nos sorprenda que, a la velocidad en que vivimos, busquemos conseguir el peso ideal de la misma manera. Por eso aparecen las “dietas milagrosas”, fatales para nuestra situación hormonal interna. Y mucho debido al puro afán de negocio sin conciencia de los problemas que generan estos cambios hormonales.

Pero como todo en esta vida, hay un lado positivo si aprendemos cómo aprovechar estos cambios hormonales y sabemos utilizarlos a nuestro favor. Así podríamos prevenir el aumento de peso y nos sería más sencillo adelgazar, mejorando nuestro físico y calidad de vida. Para lograrlo, es importantísimo saber cuáles son los mecanismos internos o bioquímicos que nos hacen comer de más. ¡Pues sí! La obesidad no es únicamente fruto de comer demasiado o hacer muy poco ejercicio, es algo más complejo. El comportamiento individual influye definitivamente como medio de cambio de hábitos, pero nuestro comportamiento interno como organismo puede estar condicionado por muchos otros factores. Determinados alimentos pueden alterar el funcionamiento de nuestras hormonas y llevarnos a comer de más. No es la cantidad que ingerimos la que nos altera el peso específicamente, sino la calidad del alimento lo que alterará nuestro mundo interno, nuestras emociones y al final nuestro comportamiento, todo a través de un cambio hormonal como reacción a ciertos alimentos.

Para tener una idea más clara, les hablaré de dos hormonas que juegan los papeles más importantes en estos cambios del peso corporal: la insulina y la leptina. Muchos especialistas hasta hoy no coinciden sobre la causa real del sobrepeso, pero sí es seguro que las hormonas tienen mucho que ver. La leptina es clave en este proceso. Se segrega o se libera de los adipocitos (las células donde se almacena la grasa) después de comer. Esta hormona envía una señal al cerebro indicándole que tenemos suficiente energía acumulada y que ya no necesitamos comer más. Las personas consideradas con obesidad, como caso extremo, tienen mucha leptina en la sangre, pero esta no alcanza el cerebro para entregar esa señal y por ello se come de más. Y no lo hace debido a la alta cantidad de una segunda hormona: la insulina.

Y ahí tenemos a la insulina, otra hormona culpable del sobrepeso. Hace que nuestras células capten la glucosa o azúcar en lasangre y la utilicen posteriormente para formar las reservas del músculo e hígado, el glucógeno o para formar nuestras reservas de grasa. Tener la insulina crónicamente en un estado elevado causa que la leptina no haga su trabajo enviando la señal de saciedad al cerebro y genera a la larga una resistencia a la misma en las células musculares. Es por ello que no podremos almacenar energía en los músculos como glucógeno y la mayor cantidad de esta azúcar será almacenada como grasa.

En conclusión, la hormona que debemos tener muy en consideración para lograr una buena salud y un peso ideal es la insulina. Entonces ¿qué causa el aumento de nuestra insulina a niveles perjudiciales? Muchos tipos de alimentos o aditivos de los alimentos procesados. Uno de ellos –seguramente el peor– es el jarabe de fructosa (azúcar añadido en los productos procesados o empaquetados). Está comprobado que genera la famosa resistencia a la insulina, que mantiene esta hormona elevada si estamos constantemente consumiendo estos productos. Y también están los azúcares simples o de mesa, las harinas procesadas en galletas, panes o queques, que traerán problemas metabólicos.

Para lograr disminuir estos niveles, lo primero es evitar la droga más grande de nuestros tiempos: el azúcar. Les recomendaría que empiecen por comer menos alimentos procesados y reemplazarlos por alimentos naturales. No dejen de lado los carbohidratos, pero consúmanlos complejos o completos (papa, camote, arroz integral, avena entera, quinua, frutas, verduras, etc). Depende de nosotros la calidad de vida que decidamos tener.

Tags

Notas Relacionadas

EL DIARIO MÁS GRANDE DEL MUNDO