27 de marzo de 2017

Temas del día

¿Cuándo llamarlo terrorismo?

El atentado de la Maratón de Boston volvió a sacudir a Estados Unidos de los hombros para recordarle su largo affaire con la violencia. La investigación aún no termina, pero el mismo Obama ya definió el ataque como terrorista aún cuando todavía se ignore el móvil y sigamos hablando de sospechosos.

¿Cuándo llamarlo terrorismo?

Por: Verónica Klingenberger

Me pregunto qué es lo que diferencia a los hermanos Tamerlan y Dzohkhar Tsarnaev de Seung-Hui Cho o Adam Lanza? ¿Recuerdas a ese par? La sangre aún sigue húmeda debajo de la alfombra. El primero fue el autor de la masacre de Virginia Tech, en el 2007 (32 personas muertas, incluyendo el suicidio del homicida, y 17 heridos). El segundo mató a 20 niños y seis adultos el año pasado, incluyendo a su madre, para luego quitarse la vida.

¿Por qué el supuesto ataque cometido por los chechenos ha sido considerado un atentado terrorista mientras que las otras dos matanzas fueron definidas como asesinatos masivos?

Según las leyes estadounidenses, se considera “terrorismo” a todo acto de violencia que tiene como objetivo intimidar a la población, coaccionarla, o afectar la política del gobierno. La mayoría de veces esos actos son dirigidos por una organización extranjera, como al-Qaeda. Pero, ¿qué pasa con la minoría? ¿Qué pasa cuando un crimen cumple con todo lo anterior pero no se descubre a ninguna organización extranjera que lo respalde?

En un artículo publicado por el New York Times, Adam Lankford describe el terrible parecido entre el psicópata que entra armado a una escuela para disparar a quemarropa y luego suicidarse, y el fanático que se ata una bomba al cuerpo en nombre de cualquier dios para después volarse en pedazos mientras se lleva consigo a decenas de inocentes. En ambos casos se trata de personas con un gran desequilibrio mental que buscan desesperadamente algún tipo de gloria o fama y tienen algún pretexto o motivo ideológico.

¿Qué pasaría si quitamos el suicidio de la ecuación? Quizás sea hora de ampliar las varias definiciones del término “terrorista” en las leyes gringas. Porque desde el 11 de setiembre, EEUU ha sido más dañado por atentados personales de dementes gringos que por ataques de al-Qaeda o de cualquier organización que maneje el terror a control remoto desde algún punto de oriente.

Tags

EL DIARIO MÁS GRANDE DEL MUNDO